Los Seleccionados del Programa FFAN: La Magdalena de Hoy

Foto. La Magdalena de Hoy
Ernestina Fabbri y Eliana Bianchi | Rosario

 

Bio

La Magdalena de Hoy gestiona, produce y edita desde el 2012 en Rosario.

Llevamos publicadas tres revistas: La Encachilada (abril 2013), Feligresía (septiembre 2013) y Equinoccio (agosto 2015) que cuentan con la participación de colegas y amigos artistas, escritores, investigadores, críticos y curadores.
Dentro de Equinoccio se publicó la primera edición del Fichero Cultural, proyecto que releva a todos los trabajadores del arte de Rosario bajo el formato de una guía de teléfono.

Durante el 2015 fuimos seleccionados por el LXIX Salón Nacional Rosario con la obra 376 proyectos para hacer un poema, donde nos otorgan el primer premio adquisición.

En ese mismo año, exhibimos Equinoccio en el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario; fuimos seleccionadas para participar del Programa FFAN e intervenimos durante 11° Semana del Arte de Rosario 2015 el Centro Municipal Distrito noroeste, llevando a cabo Obra pública.

Dos años antes, el Museo del Diario La Capital nos seleccionaba con la obra 612 monoambiente para exhibir en su sala -30. Por aquél entonces creábamos Proyecto EEAA encuentro entre estudiantes-artistas que funcionó en la Facultad de Humanidades y Artes, U.N.R., contando con el aval y el apoyo de los directores de la Escuela de Bellas Artes. Nos proponíamos la descentralización de los conocimientos del currículo de una cátedra para conformar nuestros propios temas a trabajar.

Hemos publicado trabajos escritos en Anuario, registro de acciones artísticas (Rosario, 2014) y en la primera revista académica de la Escuela de Bellas Artes, Materia Artística (UNR, 2015).

La Magdalena de Hoy somos Ernestina Fabbri y Eliana Bianchi.

 

Proyecto

 

El proyecto que proponemos llevar adelante es una publicación que condense la producción de dos artistas contemporáneos rosarinos desde una mirada descentralizada de la obra, ensayando la posibilidad de arribar a ella desde otros aspectos, situaciones y lógicas de vida. Hábitat cero es un proyecto que rastrea los espacios más mínimos de la vida de un artista porque está convencido de que es ahí donde reside el ente generador de la obra o de la vida.

La Magdalena de Hoy piensa, respira e intuye a su producción más allá del objeto mismo: construye pensamiento circundante.

 

Sobre la experiencia en Córdoba

Córdoba es una ciudad inmensa. Decimos inmensa en todas sus partes. Sí. Es como una compilación de fragmentos tan bien acabados que da pavor acercarse sin que ellos te aborden primero. La arquitectura antigua se convierte no sólo en una fotografía para admirar, sino también en espacio para habitar.

La cita era temprano y supimos desde el minuto cero que sería un día largo. Lo fue, pero las horas vuelan cuando estás en buena compañía.

Estábamos sentadas en las escaleras de la fachada del MUMU (que tiene puertas de madera tallada de otra época – Córdoba es de otra época pero en el futuro) y la ciudad empezaba recién a ponerse en marcha. Los chicos venían caminando lento por la peatonal, se reían con las fuerzas de las madrugadas, estaban como amanecidos.

Conforme avanzaba el día. Los coleccionistas, nos intuyen, nos sienten. Los becados íbamos aumentando la complicidad: Estefanía, Joaquín, Romina, Bruno, Jésica y La Magdalena. Un grupo heterogéneo que recién se conoce y que ríe a carcajadas, que habla de viajes, de política, de religión, de memoria, de comidas y de celebrities.

Allí estaba, Cuauhtémoc Medina frente de nosotras, que tanto lo habíamos leído en la facultad ahora se acercaba sin restricciones para abordarnos con su visión clara y precisa, delatora de los múltiples espacios por los que ha transitado. Corresponsal de primera línea que no titubea para poder abordar los intersticios que atravesamos.

Fue ahí cuando comprendimos la palabra “colectivo” reuniendo a los coleccionistas. Los deseos coinciden, los ánimos son los mejores, la sonrisa abierta y la voluntad sacando chispas. Pensábamos que nos merecíamos (es más, creíamos que nos correspondía) una cerveza para festejar el encuentro. Debajo de una sombrilla y en una esquina cuyas intersecciones ya no recordamos, planeamos intensamente el próximo encuentro en medio de las sierras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s